Silvio Santos

Silvio Santos es el nombre artístico de Señor Abravanel, un conductor de televisión brasilero, y empresario destacado en el mundo del entretenimiento, la publicidad y otros. Nació en el barrio de Lapa en el Centro de Río de Janeiro, el 12 de diciembre de 1930.

Hijo de padre griego y madre turca, creció en el tradicional barrio junto con sus cinco hermanos: Beatriz, Perla, Sara, Leo y Henry. Uno de sus principales entretenimientos cuando niño fue el cine, acudía con su hermano Leo, colándose para no pagar.

Siendo adolescente, fue vendedor ambulante pero por puro gusto, pues descubrió su don para convencer a la gente de comprar, es decir, que ya comenzaba a poner en práctica sus dotes de comunicador.

Manipulaba barajas y monedas para llamar al público a comprar, pero siempre pendiente de no ser agarrado por la policía. Un día el supervisor de esta, trató de parar el show que presentaba el niño, pero al darse cuenta de que tenía buena oratoria y era estudiante, lo llevó a la radio.

Allí aprobó los cursos de oratoria y comenzó a trabajar pero no duró mucho, ya que consideró que el salario era muy bajo así que continúo en las calles de vendedor. En 1948 ya cumplidos los 18 años entró al ejército a cumplir con el servicio militar obligatorio.

En el ejército, sirvió como paracaidista, pero los domingos cuando estaba libre, trabajaba gratis en una emisora de Rio de janeiro. Cuando salió del ejército trabajó de locutor en distintas emisoras de Río luego en Niteroi.

Primeros contratos formales

En 1954 firmó su primer contrato, para Radio Nacional de Sao Paulo, fue una gran oportunidad, ya que puso su imaginación a funcionar; como el salario era pírrico inventó la forma de ganar más dinero y así salió la revista “Pranks for You” que vendía en oficinas.

De allí en adelante incursionó en el mundo de la publicidad pero fue también su puerta a la locución y animación profesional pues fue visto por Manuel De Nóbrega quien le ofreció trabajar en su programa de audiencia nacional.

En 1958, De Nóbrega, tuvo problemas con su empresa “El cofre de la felicidad”, así que pidió ayuda a Silvio quien se comprometió y lo ayudó a salir a flote. En agradecimiento, Manuel De Nóbrega, le obsequió la empresa.

Una carrera imparable

A principio de los 60, comenzó una relación de afecto con el público a través del programa “Juguemos al ahorcado”, transmitido por la televisión paulista. Con ese público cautivo lanzó su propio programa: “El programa Silvio Santos”.

Desde 1981, luchó por el rating con otras televisoras ganando audiencia con programas como: “¿Qué es la música?” “En el nombre del amor” y “Puerta de la esperanza”. En los 80 se destacó con “El show del millón”.

En el año 2001 dirigió un programa sobre bienes raíces llamado “Casas de artistas” y en el 2008 regresó con el “Programa de Silvio Santos”. Actualmente dirige “Roda, Roda, Jequiti”.

En este momento, cuenta con 88 años de edad y reside en Brasil.

0/5 (0 Reviews)

 

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar