Santa Rosa de Lima

Isabel Flores de Oliva nace el año 1586 en la ciudad de Lima, Perú, fue una religiosa de origen peruana que perteneció a la orden de los dominicos. Es considerada como la patrona de Perú, Filipinas y América Latina; a su vez, es también la señora patrona de los jardineros y floristas.

Isabel Flores, luego de a ver manifestados signos de sabiduría espiritual a temprana edad, para sus veinte años decide tomar el hábito de la tercera dominica; siendo la rama laica en la Orden de Predicadores. Fundada por Santo Domingo de Guzmán en el año de 1216, esta responde a los deseos de hombres y mujeres seglares que deciden vivir según el carisma que manifieste la orden. Esta orden laica le permitió a Isabel Flores, consagrar su vida a la atención hacia los enfermos, niños y a las prácticas ascéticas.

Esta es venerada en vida, por sus visiones místicas y por milagros verídicos que se le atribuyeron por sus acciones. Poco más del medio siglo, es canonizada por la Iglesia católica, que declara a Isabel Flores de Oliva como patrona de Lima y Perú, posteriormente es de América Latina como de Filipinas.

Su nacimiento

Isabel Flores de Oliva, también conocida como Santa Rosa de Lima; nace en la ciudad de Lima, Perú, el 20 de abril del año 1586. Fue hija de Gaspar Flores, un arcabucero proveniente de Cáceres, España, y su madre María de Olivia y Herrera de oficio hilandera y costurera indígena, originaria de la región andina del Perú.

Desde su temprana edad, mostraba evidencia que no era una niña común; desde su infancia, contaba con gran paciencia en el sufrimiento y su amor por la mortificación, fueron excepcionales para una niña de su edad. Esta realizaba de forma voluntaria penitencias en admiración a Santa Catalina de Siena, llevando estos ayunos terciarios (tres veces por semana) permitiéndose ingerir solo agua y pan, alternando esto en otros días con solo te de hierbas y penitencias autoimpuestas.

Penitencia y belleza de santa rosa de lima

En el resguardo y la intimidad de su ceno familiar, toma el nombre de Rosa de Santa María, así pues, a medida que fue creciendo y convirtiéndose en una mujer joven. Rosa, se preocupaba cada vez más por los cambios en su cuerpo y su apariencia física, como por la atención que recibía de los potenciales pretendientes. Ya que, era considerada una joven muy bella, pero esto le inquietaba por la atención, el daño y sufrimiento que su apariencia pudiera causarle a otras personas.

Para hacer un cambio en su apariencia, Rosa decide cortar su cabello para así, disminuir su atractivo y belleza característica. A pesar de que su familia tuvo objeciones por la decisión que había tomado, la madre con angustia; esperaba que su hija estuviera casada, probablemente con un pretendiente pudiente que asegurara su unión y riquezas para la familia.

Sin embargo, Rosa continuó con su cambio, voluntariamente se aplicaba pimienta y lejía (es un disolvente de materias orgánicas) para desfigurar paulatinamente su rostro, de esta forma evitaba la atención masculina. De esta forma, consagra completamente su vida enteramente a Dios, como a sus estudios religiosos, la contemplación del sacramento y la oración.

A su vez, Rosa decide tomar votos de virginidad y realizando una reclusión voluntaria en la propia casa familiar, dentro de una ermita construida por ella y junto a su hermano, en la que salía solo para ir respectivamente a misa.

Rosa y la tercera orden de dominicos

Para el año 1602, a su edad de dieciséis años, se le permite ingresar a el convento de la Tercera Orden de Dominicos en la ciudad de Lima. Tomando de forma voluntaria el voto de abstinencia perpetua, para poder dedicar su vida a los servicios médicos hacia las personas pobres.

Así mismo, Rosa continuó su arduo ayuno en el que eventualmente; negaba el consumo de carne y optando por alimentos más simples durante su penitencia, para depurar todo pecado del alma. Realizando esta practica diariamente, acompañada de sus mortificaciones y decide colocar sobre su velo, una corona de espinas para su devoción a Cristo.

Muerte de santa rosa de lima

A lo largo de su vida, experimento vivencias místicas y estados de éxtasis los cuales eran frecuentes cuando se recluía en su oratorio por varios días. A Rosa, se le atribuyó varios dones, como el de la profecía; en la que predijo su muerte un año antes.

Para el año de 1617, durante la mañana del 24 de agosto, Rosa sucumbe a su difícil vida cristiana de amor y devoción a Dios. Posteriormente el papa Clemente X, canonizó a Rosa en 1671, la cual sería conocida ahora como Santa Rosa de Lima, siendo la primera católica americana en ser declarada como santa por el vaticano, gracias a su entrega a Dios.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 0 Promedio: 0)

847 lecturas

Más Personajes Históricos