San Juan Bosco

San Juan Bosco, fundador de la Orden Salesiana, llegó a la vida en el año 1815, en la ciudad de Vecchi, Italia. Su nombre de pila fue Giovanni Melchiorre Bosco. Dedicó su vida a la educación y a la escritura.

Hijo de campesinos, por lo que conocía muy bien las labores del campo ya que tuvo que sacar adelante la hacienda familiar cuando su padre falleció. Pero Juan quería ser sacerdote, así que aprendió a leer rápidamente en cuatro semanas.

Sin embargo, las relaciones familiares no fueron nada alentadoras pues su hermano Antonio, le propinaba palizas debido a que Juan no trabajaba lo suficiente el campo porque dedicaba su tiempo al estudio.

Caminaba largos recorridos para estudiar en un liceo de Chieri, aproximadamente 10 kilómetros, luego ingresó al Seminario de Turín y se ordenó de sacerdote en 1841. Llevó una vida bastante sacrificada en su formación académica pues eran los tiempos post guerra.

Desde los nueve años, Juan supo lo que quería hacer con su vida de adulto. Esta revelación le llegó a través de un sueño, en donde se veía golpeando muchachos malhablados y violentos. Pero apareció un personaje que le dijo: “con puños no, con amabilidad, vencerás a esos muchachos”.

Él no entendía, pero el personaje le dijo: “Yo soy el Hijo de Aquella a quien tu madre te enseñó a saludar tres veces al día. Mi Nombre pregúntaselo a mi Madre”, y es con esta aparición onírica a Juan se le despierta la vocación por la pedagogía y el sacerdocio.

Don Juan Bosco fue el fundador del Oratorio de San Francisco de Sales, actual orden de los salesianos y su versión femenina la congregación de María Auxiliadora. Estas instituciones son hoy en día, centros de educación para niños con escasos recursos económicos.

La base del sistema educativo salesiano, que implementó Don Juan Bosco, fue “el sistema preventivo” contemplado en un tratado que se publicó en 1877. Este sistema se enfoca en la formación en valores.

Método preventivo una nueva forma de educar

La primera norma de este método es no dejar al joven solo, pero no para vigilarlo sino, para orientarlo y formarlo. Asimismo, los juegos, deportes y artes, son esenciales en la construcción del joven salesiano.

Cuidar el ambiente educativo, es otra de las premisas del método preventivo, es decir, que los jóvenes deben rodearse siempre de buenas compañías. La premisa principal de Don Bosco fue: el educador –adulto-formador.

San Juan Bosco fallece el 31 de enero de 1888.

 

4/5 (2 Opiniones)

¡Compártelo en tus redes sociales!
 

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar