Rufino Tamayo

Rufino el Carmen Arellanes Tamayo fue un pintor originario de México y de ascendencia zapoteca. Fue un artista muy prolífero a mediados del siglo XX, siendo conocido principalmente por sus pinturas de figurativas, abstractas y surrealistas.

Primeros años

Rufino Tamayo nació el 25 de Agosto de 1899 en Oaxaca, México. Fue hijo de Manuel Arellanes y Florentina Tamayo, un zapatero y una costurera que trabajaban fuertemente para mantener a la familia con comida en la mesa. Siendo una pareja de zapotecos, la herencia cultural que le dejarían sus padres sería una gran influencia en su arte en décadas por venir.

No obstante, la relación de sus padres no siempre fue la más estable, llevando a que se separarán en 1904. Rufino termina viviendo con su madre hasta que muere por tuberculosis en 1911, posteriormente tomando el apellido de su madre y quedando al cuidado de su tía, Amalia.

Poco después se muda junto con su tía a Ciudad de México, en donde la arquitectura lo sorprende de gran manera, cambiando su deseo de ser un músico. Esto, combinado con el hecho de que muestra prometedoras habilidades en el dibujo lo hicieron cambiar de sueño: ahora quería ser un artista.

Estudios

A pesar de esto último, terina por entrar en la escuela de contabilidad en 1914 a manos de su tía, para que se pudiera hacer cargo de la contabilidad del negocio de compra y venta de frutar al mayor dentro de la Ciudad de México. Aunque, sin dejar su deseo de convertirse en un artista a un lado, entra en la ENEBA a escondidas, inscribiéndose de manera oficial en 1917.

Asimismo sus clases de arte no se limitaron a ENEBA, ya que poco tiempo después entra en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de la Ciudad de México. Estudió en ENEBA hasta 1921, para posteriormente empezar a trabajar dentro del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía durante cinco años. Al mismo tiempo empezó a dar clases dentro de la Secretaría de Educación Pública.

Comienzos de una gran carrera

Empezó a dar a conocer sus obras al público en 1926, cuando fue su primera exposición. Esta misma tuvo un gran impacto en la reputación de Tamayo, haciendo que tuviera la oportunidad de ir hasta Nueva York a ser parte de una exposición en el Art Center de la ciudad. Después de esto, tomaría un rol más significativo dentro de la vanguardia artística del momento cuando toma parte la revista Contemporáneos, conociendo a otros artistas de renombre.

Durante los próximos años se daría la tarea de enseñar en la Escuela de Bellas Artes y siguiendo creando arte a su manera. Esto continuó hasta que en 1938 termina por aceptar una oferta para enseñar en Nueva York dentro de la Dalton School of Art, lo que lo lleva a vivir durante 20 años dentro de la ciudad estadounidense.

Su estadía dentro de Nueva York es una que deja una gran huella dentro de su arte, haciéndolo evolucionar más y buscando un punto de partida mucho más original dentro de su trabajo. Esto se muestra al dejar Nueva York y mostrar su primer mural en México en 1933. Su arte empezó a ser más refinado, teniendo una gran influencia prehispánica y precolombina. Al año siguiente se casa con Olga Flores Rivas.

La epítome del arte

El arte de Tamayo fue uno muy amplio en cuestión de áreas, ya que aunque realizó murales y otras obras, su visión estaba totalmente puesta en las pinturas hechas sobre caballetes. Sus influencias, estilos y detalles variarían durante las siguientes décadas, a menudo modificando su arte de acuerdo a lo que ocurría en el mundo, como el estallido de la Segunda Guerra Mundial o el inicio de la era espacial.

Poco a poco su fama fue creciendo, y después de una fructífera visita a París en 1949, empieza a consolidarse como un artista de renombre mundial. Durante la década de los 50 empieza a ser considerado uno de los artistas más importantes del momento. Esto se demuestra cuando se instala una sala en honor al trabajo de Tamayo dentro de la Bienal, en Venecia. Además, llega a ganar el Premio de la Bienal de Sao Paulo en 1953.

En las próximas décadas su arte llegaría a ser valorado enormemente a lo largo del mundo, obteniendo distintos reconocimientos y pintando en distintos países frescos, murales y pinturas que tendrían un profundo significado en el ámbito artístico.

Desafortunadamente muere el 24 de junio de 1991 en la Ciudad de México luego de haber sufrido un ataque al corazón a la edad de 91 años.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 0 Promedio: 0)

96 lecturas

Más Personajes Históricos