Nicolás II de Rusia

Biografía de Nicolás II de Rusia

Nicolás II, último zar de Rusia perteneciente a la dinastía Romanov, nació el 6 de mayo de 1868, en San Petersburgo. Procede del hogar conformado por su madre Dagmar de Dinamarca, y su padre, el zar Alejandro III, quienes tuvieron seis hijos, de los cuales Nicolás, era el mayor.

En 1894, tomó posesión del trono, sucediendo a Alejandro III de Rusia, quien era su padre como ya lo mencionamos anteriormente. Continuó con el legado de su antecesor, mostrando muy poco interés y aptitud al cumplir su misión en el gobierno.

Posteriormente y quizás al no asumir con responsabilidad las tareas que eran de su competencia, cedió ante la influencia de Rasputin y de la zarina Alejandra Fiódorovna.

Último zar de Rusia

En su reinado, el cual ejerció de manera indirecta, se pudo evidenciar el drástico proceso de industrialización en Rusia, además trata de alargar su dominio en Asia compitiendo en lo que se conoce como carrera imperialista, con las potencias occidentales: en 1896 en la Guerra Chino-japonesa, en 1898 base de Port Arthur, en 1900 la ocupación de Manchuria y en 1907 en el reparto de Persia, que llevo a cabo con Gran Bretaña.

Comenzaron las tensiones internacionales y los conflictos, por su afán de influir en los Balcanes y en Europa Oriental, liderando el movimiento político paneslavista. Empiezan entonces a surgir las derrotas diplomáticas que finalmente exterminan el poder ruso que existía sobre la península Balcánica, (las Guerras Balcánicas de 1912 y 1913) y la crisis de Bosnia en 1908.

Con oídos sordos dispuestos a no escuchar, Nicolás II se alejó de la opinión nacional a tal nivel que los problemas que existían en el régimen zarista, se fueron incrementando de diferentes maneras: afloró la tensión social, se incrementó la pobreza de los campesinos y su necesidad de tierras, las acciones revolucionarias y los deseos de democracia y libertad por parte de los intelectuales reformistas.

Una nueva derrota en 1905, se hace presente en una fuerte contienda, una guerra en la que puso a su país en contra de Japón. Inevitablemente el descontento del pueblo se hizo notar, estallando en una revolución, la cual enfrento con una fuerte represión militar, mitigando de esta manera el caos que debía enfrentar.

Estos dos sucesos le ponen punto final a la Monarquía; Rusia nuevamente asume una guerra exterior en 1914, una contienda para la cual no estaba a la altura de lo que allí se exigía, tanto a nivel político como militar, hablamos de la Primera Guerra Mundial. Dicha decisión no fue responsabilidad directa de Nicolás II, recordemos que el simplemente era un títere de los cortesanos.

Con un ejército ya fracturado y con muy pocas fuerzas para luchar, las siguientes derrotas que se tuvieron en contra del moderno y bien estructurado ejército alemán, simplemente terminaron con agotar al país y desestabilizar las estructuras del estado, promoviendo en febrero de 1917, la Revolución, en la que la era zarista vio su fin tras el hecho de que Nicolás II abdicó y la República llegaría a Rusia. Yekaterimburgo, fue el lugar donde la familia del antiguo zar se instaló forzosamente.

Poco después la llamada Revolución de Octubre conduciría a los bolcheviques al poder teniendo a la cabeza a Lenin, quien inicio una dictadura comunista y por mandato del Sóviet, tanto Nicolás II como su familia fueron ejecutados el 17 de julio de 1918 en Ekaterimburgo.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 2 Promedio: 4.5)

313 lecturas

Más Personajes Históricos