Manco Inca

Manco Inca, también llamado Manco Cápac II, nació en el año 1500, hijo de Huayna Cápac y hermanastro de Huáscar y Atahualpa. Fue el último monarca en el Imperio Inca puesto por Francisco Pizarro, con el objetivo de apaciguar a los grupos indígenas atahualpistas aunque su ideología estaba inclinada a apoyar a su estirpe y decidió revelarse contra los españoles hostigándolos por un largo tiempo.

Gobernador

La decisión de Pizarro en colocar a Manco en la gobernanza del imperio se debió a la necesidad de evitar una rebelión por parte de los diversos pueblos peruanos sometidos al imperio español y de esta forma mantener la paz.

Ante la ausencia de Huáscar, quien fue asesinado por su hermano Atahualpa y éste ejecutado por los españoles, a pesar de haber pagado un cuantioso rescate, a Pizarro no le quedó más opciones favorable sino colocar a Manco, miembro de la familia real, el cual aceptó la sucesión del trono. Dicha decisión lo llevó a permanecer como nuevo monarca bajo la vigilancia de Pizarro, expuesto al rechazo de los incas y el mal trato de los españoles.

Durante la triada, dentro de las filas conquistadoras de Perú se encontraba un adelantado llamado Diego de Almagro quien no mantenía buenas relaciones con Francisco Pizarro lo que posteriormente generó una guerra civil entre ambos bandos. No obstante, antes de producirse la lucha, Pizarro decidió deshacerse de Diego.

Su estrategia fue persuadir a Manco para que obligara al conquistador a partir hacia Chile, oportunidad que le permitió al Inca escapar y sublevar a su pueblo. Al año siguiente, Manco Cápac II se refugió en la ciudad de Lima donde se mantuvo por varios meses.

Al llegar el tiempo de la cosecha, el emperador tuvo que replegarse para conseguir provisiones y no fue sino hasta 1538 cuando decidió emprender una ofensiva pero no resultó exitosa debido a que las fuerzas incas se demostraron inferiores al ejército español.

Lucha

Ante la derrota, Manco Inca tuvo que emigrar a la región de Vitcos, en el valle de Vilcabamba donde estableció un estado de independencia y también tuvo que poner resistencia a las propuestas de rendición ofrecidas por los españoles hasta que en 1544 fue asesinado por los soldados de Almagro a lo que él le había dado hospitalidad.

Aunque los españoles siempre tuvieron a Manco bajo la mira las batallas de ambos para ese momento eran contrarias y el enfoque de Pizarro no era el monarca. Sin embargo, el ejército español vigilaba al inca para saber de su paradero y en muchas ocasiones intentaron sorprenderlo pero Manco salía victorioso.

A pesar de que la estancia de Manco en el poder no permitió alcanzar grandes logros materiales, su permanencia en el trono logró que se estableciera una gran alianza entre los peninsulares y los incas. Implementar este pacto entre ambas etnias fue trascendental para la cultura inca debido a que ya no se veían como los indígenas que obedecían a los intereses de los peninsulares.

La estadía de Manco en Vilcabamba y la instauración del estado independiente hizo que esas tierras no volvieran a tener el control organizado y hostigamiento que mantenían los españoles, esto duró hasta la muerte de Manco, posteriormente el legado lo mantuvieron sus hijos pero no con la misma fuerza y templanza del movimiento que encabezó su padre.

El monarca siempre contó con el apoyo de las tribus que estaban en contra de la corona, con los cuales establecía alianzas ocasionales en cada encuentro que debía enfrentar con los españoles. Además, restableció un ejército guerrillero que se mantuvo por muchos años hostigando a los españoles con acciones rápidas y efectivas.

Manco Cápac II siempre dejó claro que su intención era defender a su pueblo y lo dio por sentado al llegar a Vilcabambam donde quedó establecida una especie de nación rebelde, esto duró hasta 1572, cuando esta doctrina fue derrotada.

El estado Inca duró 25 años más luego de la muerte de Manco Cápac II, hasta que el virrey Francisco de Toledo lo destruyó ejecutando a Túpac Amaru, hijo del sucesor Manco Cápac II, el 22 de junio de 1572. Durante el duelo, muchos indígenas sintieron su partida y honraron su muerte con rituales y misas tradicionales de los Inca.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 0 Promedio: 0)

1.183 lecturas

Más Personajes Históricos