José Baquijano y Carrillo

Al hablar del sentimiento nacionalista, debemos admitir que son muy pocos países quienes tienen un orgullo tan inmenso por sus tierras y raíces como los peruanos, quienes sin importar en dónde se encuentren, manifiestan sus tradiciones en el hogar, con sus populares platillos de comida y también sus palabras características.

Uno de los propulsores de este nacionalismo, fue de hecho, José Javier Leandro Boquijano y Carrillo de Córdoba, un hombre ilustre a quien los historiadores tienen cierto aprecio, a pesar de que algunas ideas se contradicen. Sin embargo, entre los aspectos positivos, podemos destacar muchos pasos en pro de la educación peruana en materia legal.

Nació en Lima, la capital peruana, el 13 de febrero de 1751 en el seno de una buena familia a nivel de títulos y económica, siendo el tercer acreedor del título noble de Conde de Vista Florida en 1809, tras una ardua formación académica que es sumamente rescatables.

Curso sus estudios en el Real Colegio de San Martín y el seminario conciliar de Santi Toribio, logrando obtener el título de bachiller en derecho canónico para la fecha del 18 de febrero de 1765, y dos meses más tarde, le fue otorgado el título de doctor en Canones y Leyes, otorgado por la Universidad de San Marcos, alma mater de grandes personalidades del Perú, y con la cual José Boquijano posee una historia bastante extensa.

Para obtener el título de abogado propiamente dicho, pasaron cuatro años, y el 5 de diciembre de 1769, tras presentarse en la Real Audiencia de Lima, lo logro satisfactoriamente. A raíz de este momento, comienza una carrera académica llena de logros notables, sin dejar que sus problemas con el juego afectaran su desempeño.

El recorrido y los logros académicos obtenidos

José Boquijano y Carrillo fue el primer peruano en impartir la materia de derecho español en 1771, un logro destacable ya que no existen precedentes de que haya ocurrido antes, y siete años más tarde, también es profesor supernumerario en múltiples institutos, para el ano 1778.

Como catedrático, existen dos eventos importantes en su historia, que han de ser el primero en el año 1780 como catedrático de Vísperas de Leyes, y luego como catedrático estudiado de Canones en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, la misma universidad donde llegó a ser director de estudios en 1806.

Un logro académico que casi logra, es la de la rectoría de la misma universidad que lo vio dar sus primeros pasos en el mundo de la ley, sin embargo esto no fue posible debido a que el puesto fue otorgado a José Miguel de Villalta, aunque su época como rector no posee mayores registros por los historiadores.

Aportes a literatura peruana

Durante mucho tiempo se dedicó a escribir ensayos y varios textos, siendo el más famoso de ellos en 1781 el ‘Elogio del virrey Agustín de Jáuregui‘, un texto donde le daba la bienvenida y también realizaba algunas críticas a los medios colonizadores de los españoles, quien según la época, habían perjudicado la hegemonía limeña.

Este controversial texto fue censurado por múltiples autoridades españolas, y a pesar de que realizó tres viajes hasta la metrópoli, llenos de mucha controversia, en el segundo fue cuando propone la creación del colegio de abogados en Lima, mientras que sus relaciones se veían afectadas por temas personales como la fuerte adicción al juego.

Formó parte de los principales fundadores del Mercurio Peruano, el diario de publicación de artículos de ciencia y opinión más importante del país para la época, bajo el seudónimo de Cephalio, donde también trabajo mano a mano con Hipólito Unanue, como forma de expresar lo que un centenar de peruanos pensaban.

A pesar de estar en contra de los medios de los colonizadores, no se oponía directamente a la separación de Perú y la corona española de la época, lo que hace que otra parte de la historia lo tome como el vivo ejemplo de lo que son los oportunistas relacionados a títulos nobiliarios y favores por parte de quienes han hecho con el pueblo peruano. En sus últimos años, utilizo lo que quedó de su fortuna para dedicarse a la filantropía, falleciendo en Sevilla en el año 1817.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 0 Promedio: 0)

210 lecturas

Más Personajes Históricos