James Watt

El reconocido inventor e ingeniero mecánico escocés James Watt, nació en Greenock el 19 de enero de 1736, en el seno de una familia presbiteriana de buena posición. Hijo de James Watt un carpintero y contratista naviero y Agnes Muirhead su madre, una mujer de clase acomodada.

Su infancia solía pasar tiempo en el taller de su padre, por lo que poco a poco conoce y aprende el oficio de su oficio, a la vez que era educado en casa por su madre.

Con el tiempo asistió al colegio de Gramática de Greenock, allí destacó no sólo ya por su habilidad manual sino en el área de las ciencias y la matemática. Luego de la muerte de su madre Watt viajó a estudiar en la Universidad de Glasgow como aprendiz de constructor de instrumentales para la navegación.

Luego ingresó a la Universidad de Londres, donde solo permaneció un año debido a su estado de salud, por lo que debió regresar a Glasgow cerca de su familia, sin embargo, en ese tiempo se instruyó en la construcción de compases, reglas y escuadras.

Estando de regreso de regreso en Glasgow abrió una pequeña tienda para fabricar y reparar instrumentos de medición y navegación, más este proyecto fue interrumpido debido a que Watt no había realizado los siete años de trabajo de aprendiz que exigía el Gremio de Herreros por lo que estos negaron su solicitud.

Por suerte para Watt, llegó a la Universidad de dicha ciudad una dotación de equipo o instrumental astronómico de parte de Alexander Macfarlane que necesitaba ser reparado, y al ser James el único experto en la zona, la universidad, lo contrató para el trabajo abriéndose una nueva oportunidad para él.

Al concluir su trabajo, se le ofreció en 1757 la oportunidad de abrir un pequeño taller, dentro de la universidad, para el mantenimiento y reparación del instrumental científico, y posteriormente aumentó la producción de cuadrantes en la misma.

Un cambio que cambió la historia

Entre los trabajos que realizaba James para la universidad, se encontró con que debía reparar continuamente un modelo de la máquina de vapor de Newcomen, con el cual se explicaba el funcionamiento del mismo, esta solía detenerse de repente.

Al familiarizarse con el funcionamiento de esta máquina se percató que el potencial del vapor no era suficientemente bien aprovechado, por lo que empezó a estudiar la forma de hacerlo más eficiente.

Adaptó un cilindro conectado por medio de una tubería, el cual funciona como condensador, con esta adaptación consiguió reducir el consumo de vapor y también el de combustible. En conjunto con John Roebuck en 1768, construyó su primer modelo con algunas modificaciones, el cual patentó en 1769; estas mejoras fueron cruciales para la revolución industrial.

En 1772 John Roebuck cae en quiebra, se asoció con Matthew Boulton, esta sociedad duraría 25 años. Aunque Watt no fue quien inventó la máquina de vapor, sus mejoras fueron de gran importancia para e el desarrollo Industrial. Murió a los 83 años el 25 de agosto de 1819 en Handsworth, Inglaterra.

 

Dejar un comentario