Giotto di Bondone

Giotto di Bondone nacio en 1267, en cuanto a sus orígenes algunos autores afirmaban que era hijo de un campesino y que asimismo paso parte de su infancia como pastor, pero otros autores discrepan acerca de la historia de este artista.

Su fama era muy grande alrededor de toda Italia, por ende no es de extrañar que el papa Bonifacio VIII enviara por él. La razón de que esto fuera así, se debía a que el papa deseaba que el pintor diera rienda suelta a su arte en las capillas y monasterios.

Por ello, una de sus creaciones más majestuosas fue el Crucifijo de Santa Maria Novella, donde la figura de Jesucristo está conferida de un sentido humano profundo, que hace que quien la observe sienta su sufrimiento y sentimientos.

Todo esto transmitido por el autor de la obra, aunado a ello otra de sus obras más antiguas son Los Frescos de la iglesia superior de Asís, la cual se encuentra compuesta por veintiocho escenas acerca de la vida de San Francisco de Asís.

En cuanto a esta obra existe dos vertientes referentes a su historia, una de ellas afirma que Giotto nunca fue a este poblado pero la otra dice con seguridad y bajo pruebas documentadas que el paso una larga temporada en este lugar.

Un arte con historia artística para recordar

El principal trabajo de este artista estuvo enfocado al área religiosa donde se dice que viajo por diversas ciudades de Italia, pintando retratos de príncipes de la monarquía y de padres de alta cuna en el mundo eclesiástico.

Por otra parte, en el año 1304, Giotto pinta los frescos en una capilla la cual fue propiedad de la familia Scrovegni en Padua, la cual es también conocida hoy en día como la capilla de la arena.

Cada una de estas obras comienza a resaltar el estilo que deseaba mantener el pintor, cuidando los detalles y transmitiendo miles de sensaciones diferentes para aquellas personas que observan sus obras.

Di Bondone, admirado en el tiempo

Con toda esta historia en su vida no es de extrañar que en 1334, Florencia quisiera horrar a este pintor otorgándole el título de maestro y gobernador, aprovechando esto, ese mismo año el pintor diseña el campanario de la catedral de Florencia.

Este diseño aunque era colosal y de enorme magnitud no logro terminarlo dado a que fallese al poco tiempo, siendo esta su única obra incompleta, que quedaría en la historia como un logro de arte incompleto.

 

4.5/5 (2 Reviews)

¡Compártelo en tus redes sociales!
 

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar