Frank Gilbreth

Biografía de Frank Gilbreth

Frank Bunker Gilbreth es ampliamente reconocido por ser el fundador de la llamada técnica moderna del estudio de movimientos, la cual se puede definir como el estudio de los movimientos del cuerpo humano, que se utilizan para realizar una acción determinada. Como objetivo de optimizar las tareas, se borran los movimientos redundantes, simplificando y estableciendo luego una secuencia de movimientos más favorables, para poder lograr una eficiencia óptima. También fue un ferviente defensor de la organización científica y pionero en la industria del movimiento.

Infancia y estudios

Gilbreth nace el 7 de julio de 1868, en Farfield, Maine, Estados Unidos. Sus padres fueron John Hiram, quien trabajaba como ferretero, y Martha Gilbreth. Su infancia fue la de un niño normal, a excepción de la muerte de su padre cuando apenas tenía tres años de edad. Después de la muerte de su padre, su familia se muda hacia Boston, Massachusetts. Más adelante ingresa en la escuela secundaria, sin ningún otro estudio formal.

Al finalizar sus estudios de bachillerato, Frank consigue su primer empleo, laborando como aprendiz de albañil, luego como contratista de obras. Años después, empieza a desarrollarse como inventor e ingeniero, además de empezar a dar clases en la Universidad Purdue (universidad reconocida por sus trabajos de investigación, incluso en la actualidad).

El 19 de octubre de 1904, contrae matrimonio con Lillian Evelyn Moller (Ingeniera industrial, psicóloga, profesora, fotógrafa, empresaria e ingeniera estadounidense) con quien trabajarían mano a mano para desarrollar múltiples estudios de eficiencia e ingeniería. La pareja finalmente tuvo 12 hijos, sin embargo, Mary falleció a sus seis años de edad.

Inicios de su carrera

Gilbreth empezó su vocación ya cuando estaba laborando como contratista, cuando empezó a imaginarse métodos más sencillos y rápidos de colocar ladrillos de construcción, esto hizo que empezase un estudio, acompañado de su talentosa esposa Lillian, respecto a los hábitos existentes en el trabajo de manufacturación y la de los oficinistas en las industrias de todo tipo, con la finalidad de buscar una manera más fácil de realizar las tareas e incrementar ganancias.

Finalmente, el matrimonio abre una empresa de consultoría, Gilbreth Inc, además de estar involucrados en el desarrollo del diseño de Simmons Hardware Company de Sioux City Warehouse. En 1914, Gilbreth se ve obligado a prestar servicio en la Primera Guerra Mundial, obteniendo la labor de conseguir algunas maneras más rápidas y efectivas de armar y desarmar la indumentaria de ataque. En este momento es que se dan los movimientos a que Gilbreth denominó Therblings, 17 movimientos básicos que realizaban los trabajadores que él captó con una cámara de cine colocada para fotografiar los movimientos. Aquí es cuando Gilbreth empieza a argumentar lo que es la simplificación de movimientos con el objetivo de mejoras en la optimización. Frank también fue el creador de varias técnicas que usan alrededor del mundo (incluso en la actualidad) para enseñar a los soldados a como armar y desarmar las armas, estando en la oscuridad e incluso con los ojos vendados.

Fallecimiento y legado

El 14 de junio de 1924, fallece Gilbreth repentinamente, debido a un ataque cardíaco. Se encontraba halando por teléfono en una estación de tren, en Montclair, Nueva Jersey. Curiosamente, su esposa Lillian vivió 48 años más que él, desarrollando su ideal y continuando con los múltiples trabajos que poseían juntos.

El legado de Gilbreth viene enlazado directamente con el taylorismo, ya que, en sus estudios y trabajos, se puede interpretar la filosofía de Taylor como el cronómetro, ya que una de las primeras premisas de este era la reducción del tiempo de los procesos realizados. El matrimonio Gilbreth, por su parte, no se preocupaban tanto por el tiempo de las tareas, sino más bien de la realización de procesos más efectivos mientras que trataban de reducir movimientos que no hacían falta.

Diferencias notables que terminaron por separar un poco a Taylor y a los Gilbreth, que lamentablemente, al fallecer Frank, se desencadenaría una enemistad fuerte entre los seguidores de ambos bandos. Lillian trató con ahínco de resolver las diferencias, pero la dicotomía continuaba en el entorno intelectual.

Mientras empezaban a llevar a cabo el método de movimientos en un entorno laboral, se encontró que la clave definitiva para mejorar la eficiencia en el trabajo era, confirmando sus estudios, reducir los movimientos innecesarios. No solo eso, descubrieron también que algunos de los movimientos repetitivos fatigaban al trabajador, algunos de menos, y otros de mayor manera. Sus ideas de reducción de movimientos incluían la disminución de la fatiga, el rediseño de algunas herramientas, el ajuste de los escritorios y bancas, y la colocación de parques. Todo esto fue de muchísima ayuda para desarrollar la ergonomía actual.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 1 Promedio: 4)

213 lecturas

Más Personajes Históricos