Diana de Gales

La futura Princesa de Gales nació con el nombre de Diana Frances Spencer, el 1 de julio de 1961 en Inglaterra. Proveniente de una pequeña familia de origen Real, por ello su padre John Spencer, recibió el título de conde de Spencer, llevando con mucho honor tan soberano galardón.

Tuvo una infancia un poco triste, en sus primeros años recibió educación de parte de institutrices, mientras vivía en la casa de campo de Sandringham perteneciente a la familia Real; sus padres se divorciaron en 1969, cuando ella apenas tenía 8 años quedando ella y sus hermanos en custodia de su padre.

Luego de recibir sus primeras lecciones domiciliarias, Diana realizó estudios en diversos Sandringham internados para señoritas y allí se destacó en danza y natación.

Un cuento de hadas

En 1977 cuando tenía 16 años conoció al príncipe Carlos en una visita de este a la casa de su familia, dos años más tarde ella y su hermana fueron invitadas a la fiesta de cumpleaños de Carlos y poco después de este momento comenzó a darse un acercamiento entre ellos.

En 1981 se realizó el anuncio tan esperado por todos, el príncipe Carlos y lady Diana estaban comprometidos en matrimonio, la unión se llevó a cabo el 29 de julio de 1981 en la Catedral de San Pablo.

La desilusión

Diana se dio cuenta muy tempranamente, incluso antes de su boda, de una relación que existía entre su esposo y Camila Parker, esta situación hizo que la relación entre Diana y Carlos fuera muy tensa ya que de los esfuerzos de Diana por complacer a su marido parecían ser inútiles.

Desde el momento de su matrimonio, la princesa se ganó la admiración del pueblo, constantemente era referencia de estilo y siempre se mantuvo ocupada participando en obras de carácter humanitario. Su personalidad y carisma parecía un imán para las cámaras y los medios siempre estaban al pendiente de todos sus movimientos.

La pareja tuvo dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique, a quienes Diana colmo de amor y a quienes trató de darles una vida lo más normal posible, siempre fue muy cuidadosa con su educación inculcandoles valores.

La relación con su esposo era cada más distante y seca por lo que en el año 1992 la pareja real decide separarse y unos años después en agosto de 1996 se hace oficial el divorcio, sin embargo, conociendo el gran amor del pueblo por Diana no se le retiró el título de Princesa de Gales.

Luego de su divorcio Diana volcó su energía en participar en diversas causas humanitarias ayudando siempre a los grupos más desprotegidos en el mundo y en ocasiones, participando junto a otras personalidades como la madre Teresa de Calcuta, Nelson Mandela entre otros.

Diana murió en un accidente automovilístico en París el 31 de agosto de 1997 y aunque en un primer momento se le negó un funeral de estado, la familia Real cambió de parecer ante la abrumadora muestra de dolor y amor por parte del pueblo británico.

 

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar