Ana Bolena

Biografía de Ana Bolena

Ana Bolena mejor conocida como Boleyn nació en el año 1507, sin embargo, por problemas entre expertos historiadores, aun no se conoce la fecha exacta. Se sabe si, por registros históricos, que pertenecía, a una de las familias más influyentes de toda la nobleza inglesa, teniendo una crianza inicial en el condado de Essex, donde adicionalmente pasaría tiempo en Francia, dentro de la refinada corte del rey Francisco I, recibiendo una educación áulica.

Regreso a Inglaterra en el año 1522 donde ocupo el rango de dama de la reina Catalina de Aragón, tal como le correspondía. La reina Carolina, era la primera esposa de Enrique VIII, por lo cual contaba con gran respaldo de toda la corte. Uno de sus principales atractivos era su apariencia y buena educación, lo cual impresionó de grata manera a la corte haciendo así que Ana se rodeara muy pronto de varios admiradores, entre los que se encontraba lord Henry Percy, quien era el heredero del condado de Northumberland. Su vida amorosa con Percy se vio obstaculizada por el propio rey, quien cubría los títulos y las posesiones del padre de Ana, con el fin de obstaculizar el matrimonio de la joven. Como último movimiento para evitar esa unión, Enrique ordenó se interviniera al Cardenal Wolsey para así poder impedir su boda.

Vida dentro de la corte

Ana apareció dentro de la corte inglesa, justo en el momento en el que se debatía el grave problema de la sucesión al trono. Ya que la reina Catalina de Aragón había dado a luz a dos hijos varones, quienes lastimosamente nacieron muertos, además de eso, y no para el placer de la corte, había nacido una niña, María (la que fue María I de Inglaterra). Sin embargo, Enrique VIII necesitaba un hijo varón a toda costa para así poderle dar continuidad a su dinastía, por lo cual, el tener un heredero se convirtió en la principal obsesión para el monarca.

Cuando Catalina contaba 44 años en el año 1527, el rey Enrique solicitó al papado de manera formal, le otorgara la anulación del matrimonio de Ana, todo esto ya que en ese momento ambos mantenían una apasionada relación. Tras dos años de la petición, el papa Clemente VII se negó de manera rotunda a concederle el divorcio, todo esto por las presiones del rey de España y emperador de Alemania, Carlos V, quien era el sobrino de Catalina de Aragón.

El deseo de Enrique VIII por conseguir un heredero le llevo a romper los vínculos que había hecho en la índole religiosa para favorecer su monarquía con la mano del papado, causando así una profunda conmoción dentro de la Cristiandad.

Sin embargo, el 25 de enero de 1533, en completo secreto Enrique y Ana Bolena se casaron. Aunque todo pintaba de manera oscura, en el mes de abril y gracias a diversas conversaciones con la nueva iglesia, el arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, declaró la nulo el matrimonio de Enrique con Catalina de Aragón. Ana de Bolena fue coronada el día de Pentecostés de ese mismo año en la abadía de Westminster. Todo fue un poco más claro en el mes de septiembre de ese mismo año cuando Ana dio a luz a una niña, a la que se nombro Isabel.

Sin embargo el rey esperó con ansias el nacimiento de un hijo varón, mientras que con los problemas y la presión perdía el interés por su esposa. Ana se había ganado el rechazo y hostilidad de los miembros con más influencias de la corte, todo esto porque Ana poseía un carácter caprichoso y algo arrogante, por lo cual de manera rápida se quede sin el apoyo de los diferentes políticos de la corte, justo en el momento que su matrimonio entró en crisis. Corria el año 1534, cuando Ana sufrió un aborto, para luego en el año 1536, por fin dar a luz a un niño, el cual sin embargo, murió a las pocas horas de nacer, lo cual significó su desgracia.

Últimos años de vida

El Rey Enrique hizo público su abandono a la reina rechazándola durante un torneo en Greenwich. Al día siguiente del torneo, Ana fue arrestada como mandato del rey y puesta en encierro solitario en la Torre de Londres. Los cargos que le imputaron se bastaron en una amplia lista de acusaciones, las cuales iban desde el adulterio hasta otros que eran repudiados por la iglesia. Ana fue llevada a juicio por una corte de pares en la cual estaba su propio padre (sir Thomas Boleyn) y posterior a esto fue condenada a morir en la guillotina tras permanecer encerrada diecisiete días en la Torre de Londres el 19 de mayo del año 1536.

¡Puntúa esta biografía!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Más Personajes Históricos